¿Dura el amor romántico 12 meses?

En dialecto romano existe una palabra, aridaye. Significa algo así como "ale, otra vez" o "ale, ha(n) vuelto a hacerlo". Es lo que he murmurado al leer esta noticia en los periódicos: "Brain's 'true love' lasts only a year". Según la nota de prensa:

Italian scientists have determined the brain chemical fired up when a person meets a "true love" doesn't last a lifetime, but rather, just 12 months.

When a person falls in love, levels of a protein called Nerve Growth Factor skyrocket, researchers from the University of Pavia found.

"We have demonstrated for the first time that circulating levels of NGF are elevated among subjects in love, suggesting an important role for this molecule in the social chemistry of human beings," said Dr. Enzo Emanuele, who led the study.


Qué miedo.

Estos estudios me asustan. No por las implicaciones, sino por las debilidades que pueden contener a nivel metodológico. Y por la repercusión en los medios de comunicación de masas; os lo podéis imaginar: que si el amor verdadero dura sólo 12 meses, que si enamoramiento no es lo mismo que amor, que si la pasión resiste esto o lo otro, que si hay ejemplos que contradicen el estudio... En general nadie se interesa por definir los términos, ni mucho menos por leer el artículo original (¡ja!).

Bueno, yo sí lo he léido. Claro que no es de acceso muy público (excepto el abstract). Si tenéis una suscripción a ScienceDirect, el artículo es "Raised plasma nerve growth factor levels associated with early-stage romantic love", a punto de publicarse en Psychoneuroendocrinology.

Cuando se trata con un constructo tan ambiguo como "amor romántico", uno no puede evitar cierto escepticismo hacia estudios facilones. Resulta difícil conjugar la investigación del sustrato biológico de las emociones humanas con la complejidad antropológica de éstas. No estoy diciendo que el reduccionismo sea malo. Creo que, a veces, es sencillamente inadecuado (como la sociobiología). Pero veamos qué dice el artículo.

En la introducción los autores explican que el amor romántico es un proceso que:

begins with falling in love, a subjective experience characterized by intense focused attention on a preferred individual, obsessive thinking about him or her, emotional dependency on and craving for emotional union with this beloved, euphoria and increased energy (Tennov, 1979)


Descripción que puede estar muy bien, pero que dudo mucho que pueda ser universal. Aún así yo también creo que existen componentes universales en algunas partes del proceso de enamoramiento, relacionados con emociones básicas como el miedo, la ansiedad, etcétera.

Esto ha llevado al equipo de la Universidad de Pavía a estudiar el fenómeno en relación con el NGF (Factor de Crecimiento Nervioso), una proteína importante para la supervivencia de algunas clases de neuronas (Rita Levi-Montalcini ganó el Premio Nobel por su descubrimiento). Pues bien, se sospecha que estos NGF tengan un papel como mediadores conductuales (ver el artículo de Branchi et al. de 2004). A partir de ello los autores pensaron que podía ser interesante montar un experimento con NGF y amor romántico.

Así que reclutaron sujetos. ¿Cómo?

"From August 2002 to December 2003, potential participants required to be 'truly, deeply and madly in love' were recruited by word of mouth and with flyers seeking individuals who were recently fallen in love. [...] In addition, all individuals were ascertained to spend at least 4 h a day in thinking about the romantic partner.


Es decir, que pillaron gente que afirmaba estar "muy enamorada" (¿salida?) y "comprobaron" que pensaran por lo menos durante cuatro horas al día acerca de su significant other, en plan onanismo mental. Luego les pasaron cuestionarios típicos de ansiedad y depresión, y una curiosa escala, la Passionate Love Scale.

Después, eligieron 58 sujetos "enamorados", 38 mujeres, 20 hombres, nacionalidad italiana, y rango de edades entre 18 a 31 - se ve que después ya no hay enamoramiento. Luego dos grupos de control de tamaño y características parecidas: el primero, con sujetos con una "relación estable" (definida con una media de 49 meses +/- 19) y otro grupo de "singles". Puesto que soy malo, deduzco que según los investigadores las personas con relación duradera y los solteros no sienten pasión ni son capaces de enamorarse.

Después de haber sacado muestras para el recuento de NGF, pasaron al análisis de datos, en el que la puntuación individual de la Passionate Love Scale (cuestionario de 15 ítems y aspecto debilucho) era variable dependiente; mientras que edad, sexo, otras puntuaciones psicométricas y niveles de NGF actuaban como predictores. Aquí la tabla para el NGF y otros factores similares:



Efectivamente, parece haber una diferencia significativa. Esto es, los sujetos enamorados parecen tener significativamente más NGF en su plasma que los solteros o los emparejados de toda la vida. Niveles que, por otro lado, no se correlacionan con las demás escalas de ansiedad y depresión. Tampoco el tiempo empleado en pensar sobre el partner parece relevante. Ahora bien, mirad el diagrama de dispersión para el enamoramiento medido con la PLS y los niveles de NGF:



Pelín penoso, ¿no? Pero bueno, es una cuestión estadística. Y ahora es cuando llega el punto crucial: los investigadores hicieron un retest pasado cierto tiempo (12/24 meses), con sujetos (39) que habían solidificado la relación, pero que "ya no se encontraban en el mismo estado mental": la puntuación en la PLS había bajado, y los niveles de NGF, también. Con estos resultados, los autores afirman que es "tentador" pensar que el NGF tenga un rol en los "mecanismos moleculares del amor romántico humano" (sic). Y mejor que así sea, pues correlación NO es relación causal. Terminan admitiendo que:

Given the complexity of the sentiment of romantic love, and its capacity to exhilarate, arouse, disturb, and influence so profoundly our behaviour, further investigations on the neurochemistry and neuroendocrinology of this unique emotional state are warranted.


¿Qué ha interpretado la prensa a partir de este artículo? Pues que la pasión se termina a los 12 meses. Catapún. Así, sin más. Certeza 100% científica, un hecho. ¿Interpretaríais vosotros eso? ¿Diríais que el "amor romántico" (constructo subjetivo y cultural) se "termina" tras un año porque los niveles de NGF (proteína relacionada con multitud de cosas distintas) han bajado?

En otras palabras, ¿diríais que se acabó el invierno porque ha dejado de nevar?

[Publicado originalmente aquí]

0 comentarios: