Neuropsicología de la Risa

Que la risa fuera algo positivo, ya se sabía. Que nos hacía pasar un buen rato, también. Pero Allan Reiss, investigador de la universidad de Stanford, ha ido más allá. En este artículo de la revista Neuron (también disponible en PDF), lleva a cabo un estudio mediante Resonancia Magnética Funcional, una técnica de neuroimagen, para describir las bases cerebrales de la risa.



El diseño experimental es bastante sencillo: eligieron 42 tiras cómicas - previamente clasificadas por otro grupo de sujetos en las categorías de "divertidas" y "no divertidas" (lo cual es ya de por sí bastante subjetivo - yo me parto con Dilbert y no con Garfield). Después de haber elegido estos estímulos, se administraron a los sujetos (¡sólo 19!) durante la sesión de fMRI, teniendo estos que pulsar un botón si consideraban graciosa la tira cómica o no. La hipótesis afirmaba que las tiras cómicas hubiesen activado algunas zonas de comprensión del lenguaje y - punto fuerte - los núcleos dopaminérgicos mesolímbicos, como el Núcleo Accumbens. Son las estructuras relacionadas con el refuerzo (y con las adicciones, algo que a los periodistas les interesó mucho).

El análisis de los resultados muestra que, además de las zonas de procesamiento semántico, las tiras cómicas causaban activación significativa en algunas estructuras subcorticales implicadas en el refuerzo (la base del condicionamiento operante). Los autores también explican que:

Functional connectivity within this network of subcortical regions has been demonstrated in oral amphetamine and cocaine infusion studies, reflecting the prominent role of dopaminergic signaling in drug rewards.


Lo cual ha llevado algunos periodistas entusiastas a afirmar que la risa es una droga, algo bastante precipitado y, en mi modesta opinión, falso. La risa es saludable, y su valor "hedónico", esto es, "referido al placer", es positivo (que es la conclusión de los autores). Es decir, la risa es buena - cosa que sabíamos. De ahí a decir que la risa es una droga como la cocaína, hay un trecho, más aún teniendo en cuenta que los núcleos subcorticales se activan cada vez que algo placentero se cruza con nosotros.

En este sentido, hay que tener "cuidado" con los papers de neurociencias: el cerebro es tan complejo que lo único que podemos hacer en muchas ocasiones es lo siguiente:

- Presentar estímulos a un sujeto normal o lesionado
- Medir qué zonas de la caja negra se calientan o se ponen a bailotear
- Revisar la literatura acerca de lesiones cerebrales y experimentos con ratas
- Poner en relación la supuesta función con los estímulos presentados

Las técnicas de neuroimagen son un método excelente para llevar a cabo descubrimientos interesantes, pero la misma naturaleza "cerrada" del cerebro dificulta sobremanera la investigación. A veces se tiene la impresión de estar asistiendo a un test proyectivo, en el que el neurocientífico empieza a crear hermosos castillos encima de las manchas de color de una tomografía o de una resonancia magnética. Como en todo, hay que ser cauteloso y hacer las cosas bien, para evitar así sensacionalismos periodísticos. ¿O acaso los sensacionalismos se buscan de forma intencionada?

Por cierto, parece mentira lo poco que se ha investigado acerca del humor y de la risa. ¿Tiene alguien referencias bibliográficas al respecto? Podría convertirse en mi campo de interés (¿por qué será?)...

[Publicado originalmente aquí]

3 comentarios:

Gilgamesh dijo...

Yo siempre sospeché un poco de los estudios de neuroimagen, parece que hagas lo que hagas siempre se encienden lucecitas en el cerebro y ya está. Seguramente tal creencia irracional se deberá a una especie de complejo "Paco Martínez Soria", como de estupefacción ante lo que uno no alcanza a comprender, por incompetencia intelectual o lo que sea. :-P

En cualquier caso, tomadas las cautelas precisas, el tema de "la risa" me parece de gran interés. ¿No es, al fin y al cabo, una reacción inexistente en otros animales? ¿Y cómo así? :-)

Javi dijo...

Si, a mi también me parece interesante la risa. En cuanto a la neuroimagen, aunque tenga sus limitaciones (sobretodo debido al mal uso o al uso "mediático" estilo Hola en lo que parece que se está cinvirtiendo), creo que es actualmente una herramienta fundamental para el avance del conocimiento neurocientífico. Probablemente se peque actualmente de una excesiva acumulación de datos "sueltos", me parece que falta mucho trabajo de integración y síntesis, pero dada la extrema dificultad del campo, es comprensible.
En cuanto al artículo, quizá el proximo paso sea especificar la activación diferencial de los diferentes tipos de risa. Aunque difícil de operativizar, podría resultar interesante, ya que es bastante obvio que no todas las risas son iguales, como la risa nerviosa o la carcajada (salvando las diferencias indivicuales, claro). Aunque en otras especies se observa también algo parecido a la risa(primates), no parece tener la misma función, o al menos parece tener más complejidad en el ser humano.El tamaño de la muestra, por otro lado, es una de las limitaciones más comunes de los estudios de neuroimagen, pero los costes... lo explican al menos parcialmente.

Kamagra dijo...

en lo personal creo que el estudio en si se basa sobre los resultados de miles de estudios, acerca de como el cerebro reacciona ante la risa, y los muchos beneficios que trae sonreir al menos diez veces al dia.