Moldeamiento y encadenamiento de conductas

En otros post hemos comentado algunas cosas sobre el aprendizaje operante, como por ejemplo aquí. Y es que parece que las consecuencias tienen cierta influencia en el comportamiento y nos sirven para aprender de nuestros errores.

Sabemos que mediante el uso de premios, podemos hacer que una conducta se repita con mayor frecuencia o en el momento adecuado. Es decir, mediante el refuerzo cuando ésta aparece. Pero…¿y si quiero que los sujetos con los que trabajo aprendan una conducta nueva que no está en su repertorio? Es decir, ¿qué pasa si quiero que hagan algo que no hacen de forma previa? Si no lo hacen de forma previa…no lo puedo reforzar ¿no? ¿Y si además es una conducta compleja? ¿Cómo puedo conseguir que los sujetos aprendan dicha conducta y además que la hagan? ¿Lo puedo hacer mediante refuerzo?
La respuesta a esta pregunta está en el refuerzo por aproximaciones sucesivas. Lo conocemos también por moldeamiento o moldeado. ¡Ojo!, no confundir con “modelado”.
Consiste en empezar reforzando conductas sencillas que sí que están en el repertorio del sujeto, y conseguir al final una respuesta como la que queremos.
¿Y si queremos que los sujetos lleven a cabo una serie de conductas, una detrás de otra? El encadenamiento de conductas es algo parecido. El encadenamiento de conductas consiste en ordenar una serie de conductas que sí se dan en el sujeto. La respuesta final compleja, es la serie de conductas ordenada. Podemos ver un vídeo muy ilustrativo aquí. Por cierto, ¿habéis visto como cambia de dirección el animal en función de la flecha? Los animales son más listos de lo que pensamos…
Como os podéis imaginar, estas técnicas tienen diferentes aplicaciones. Una por ejemplo, es enseñar diferentes habilidades a niños con deficiencias mentales. Otro uso es el adiestramiento de animales.

Haz la prueba
Si tienes una mascota puedes intentar enseñarle algo. Seguro que es divertido ver los resultados. Ya sabes, ¡haz la prueba!

8 comentarios:

Sophie dijo...

Interesante artículo, sé que se aplica bastante en Pedagogía, pero no tengo muy claro cómo llevarlo a la práctica, ¿podríais poner un ejemplo con personas para hacerme una idea? Muchas gracias :)

Héctor dijo...

Para llevarlo a la práctica correctamente hace falta tener en cuenta unas cuantas cosas. Lo mejor que puedes hacer yo creo es buscar un buen manual de modificación de conducta en tu biblioteca y buscar cómo aplicar dicho procedimiento. Ahí te vendrán bastantes consejos para aplicarlos de forma correcta. De todas formas, si la intención es ponerlo en práctica con personas de carne y hueso, lo más recomendable es acudir a un profesional con experiencia contrastada en este tipo de aplicaciones.

Saludos Sophie ;)

Gilgamesh dijo...

Sophie, tal vez debamos ser un poco más explícitos sobre el tema para que se entienda realmente cómo funciona el moldeamiento. Quizá en otro post (llevo unos días liadísimo).
En cuanto a lo que te responde Héctor, creo que tiene razón en la advertencia, estas técnicas deben ser realizadas por profesionales después de un entrenamiento adecuado.
Sin embargo, eso no impide que podamos "jugar", como los niños con la gaseosa. Yo mismo, como profesor en mis clases sobre Psicología del aprendizaje, he organizado prácticas en las que los alumnos se moldean unos a otros... ¡o me moldean a mí! :-D
Vigilando las precauciones adecuadas, y tomándoselo como un juego para aprender, el moldeamiento es una técnica "accesible". Pero, insisto en lo que dice Héctor, no para hacer "tratamientos terapéuticos caseros" ni nada parecido.

Uhm, definitivamente, el tema da para mucho.

D-esceptico-N dijo...

Uhm...leyendo el artículo no veo la gran diferencia entre adiestradores de perros, cirqueros y psicologos, aunque creo que es util para entrenar ratitas de laboratorio.

Héctor dijo...

Pues sí que la hay. Si nos centramos solamente en este aspecto no parece existir gran diferencia efectivamente. Pero sí que la hay realmente. Psicología es un concepto más amplio que la modificación de conducta (que sería lo que comentamos), y además la modificación de conducta tiene unas determinadas características dependiendo del ser vivo con el que trabajamos. Y el ser humano tiene un buen número de peculiaridades que permiten una aplicación característica respecto del mismo.

No es extraño sin embargo que existan principios comunes aplicables a los animales y a los seres humanos, ya que según dice la teoría de la evolución tenemos un antepasado común. Es natural que existan coincidencias en la forma de aprender de ambos y por lo tanto formas de intervención similares en algunos casos.

Saludos

Gilgamesh dijo...

Amigo escéptico, casualmente acabo de terminar (hace 5 minutos) una novela sobre la engañosa condición de la ficción literaria, que me proporcionará un buen ejemplo para responderle:
Considérelo. Tal vez su situación sea como la del profano que lee un fragmento de una obra clásica. Entonces, reconocerá su hermosura, estará en posición de emitir algún juicio evaluador... nada más. Para comprender el verdadero poder de las palabras que acaba de asimilar, le falta una información esencial. Por supuesto, ¡el resto de la obra! Pero también el "background" histórico, cultural, artístico, del momento en que fue escrita, las otras obras que la influenciaron, el carácter de su autor... Tantos y tantos datos que sólo un erudito omnisciente (y por lo tanto inexistente) podría llegar a ensamblar de forma que el puzzle aparezca completo. Ahora dejo la literatura y retorno a la psicología, con el deseo de que me perdone esta impertinencia.

Es cierto, técnicas como el moldeamiento se usan y se han usado (incluso antes de Skinner, de manera inadvertida y asistemática) para entrenar animales en las más variopintas actividades (dice bien, domador de circo, pastor de ovejas...). Son como los lectores que acceden a un fragmento aislado de una obra. Lo exploran, lo memorizan, lo utilizan para sus propósitos...
Pero sólo cuando se dispone de un cuerpo de conocimientos bien ensamblados en forma de teorías y datos experimentales se está en posición de comprender realmente la obra en toda su extensión y belleza. El moldeamiento es una técnica para entrenar animales, pero nos permite asomarnos a las numerosas ventanas que nos revelan cómo y por qué nos comportamos las personas en la manera en que lo hacemos. Más aún, la técnica, en la línea rigurosamente experimental, da pie a predicciones que luego son comprobadas empíricamente. Podría decirle, por ejemplo, que forma parte del protocolo previo al entrenamiento en la investigación de ciertos tipos de condicionamiento emocional, y que sus implicaciones en la psicología teórica, básica, son grandes (por ejemplo, eso de que las conductas complejas son descomponibles en elementos más sencillos).
Pero tal vez le interese más el aspecto aplicado. Ése que los psicólogos básicos solemos olvidar. Efectivamente, el moldeamiento es una técnica que se puede utilizar en la terapia. ¿Y cuál es su grandeza? Bien. Mediante otras técnicas (recompensas, castigos) podemos conseguir que un niño aumente o reduzca la frecuencia de una conducta (como estudiar o tener berrinches), pero con la condición de que esas conductas tienen que estar en su repertorio inicialmente, nunca podremos promover una conducta nueva. La gran utilidad del moldeamiento está en su capacidad para transformar una conducta ya presente en otra totalmente nueva. Todo a partir de estos principios: análisis y selección. Si ha leído usted a Darwin, le sonará familiar.
Un saludo.

Sophie dijo...

En mi caso es pura curiosidad, más que nada porque sé que esa tarea corresponde a pedagogos y psicólogos y no soy experta en la materia, sería una forma de "intrusismo profesional" :) En el caso de que quisiera aplicarlo a alguien en concreto (por ejemplo si fuera madre de un niño rebelde que se niega a hacer la tarea) pediría ayuda para asegurarme de estar haciéndolo bien :) Gigalmesh, espero ese artículo, cuando tengas tiempo, jeje

Yoriento dijo...

Hola a todos/as,
mi primer comentario por aquí, aunque sigo vuestros artículos hace tiempo, sobre todos los conductuales ;-)

Una de las cosas a superar por la "psicología de la buena" es esa imagen entre simples amaestradores y mentalistas de pega que tenemos.

Para ello tal vez sería interesante, como comentáis, mostrar muchos más casos aplicados con personas en situaciones cotidianas, en el trabajo, con la pareja, estudiando, en casa, con los amigos... Realmente, toda nuestra conducta se rige por principios psicológicos, así que tenemos donde elegir, no? :-)

Por ejemplo, pueden emplearse historias para hablar de, pongamos, cómo utilizamos la "técnica" del castigo y cómo influye en nuestra vida de forma casi imperceptible, o por qué la psicología que más nos suena es la mala, la basada en etiquetas y en meras descripciones que suenan a ciencia pero que sólo son retórica.

Eso sí, para acceder a una visión menos tópica de la psicología a veces hace falta leer un poco ;-)
Para mí uno de los manuales de psicología aplicada más prácticos y sencillos es "Modificación de Conducta" de Martin y Pear. Y para educar de manera fácil comportamientos habituales, "Portarse bien".