Aqui yace: la ciencia española

En el pasado ya tuve la ocasión de mosquearme muchísimo con la deplorable situación de la ciencia en España y así lo expresé en el antiguo foro de Psicoteca (desahogarse aquí, en plan catártico, ayuda algo). Lejos de sentir que las cosas han ido mejorando poco a poco, he podido constatar in situ la amarga realidad. No hay mejor escuela que la vida (dicen) y el día a día te enseña muchísimo (bofetada tras otra). Pues bien, aquí os pego un artículo publicado el 23 de Junio en la revista Science (página 1727), del cual he sabido gracias a MAV. En mi opinión refleja la realidad perfectamente. Es para echarse a llorar, señores, y lo triste es que nos hemos acostumbrado tanto a agacharnos cada que los del MEC nos echan la jaboneta que ya ni nos enteramos.

Reconozco que yo pequé de ingenuo y, cuando ZP ganó las elecciones, pensé "vaya, igual hasta hay cambios". Vaya si los ha habido: a peor. En un país donde tenemos una Ministra de Cultura de las que se apuntan a las "comidillas" de turno (su "preocupación" por el estado de salud de la Jurado, que en paz descanse, fue notoriamente patético... ojalá se preocupara tanto por el estado de salud de la educación española y del de nuestra comatosa ciencia), esperar un serio avance científico equivale a esperar que llueva hacia arriba.

Y es que tenemos el país que nos merecemos: estamos más pendientes de los avances de los triunfitos y de si la ex de un torero se ha liado o no con un gigoló italiano que salió con una presentadora de un programa en Argentina que de lo que realmente debería importar. Y así nos va... hasta parece que Miguel Ángel Quintanilla, Secretario de Estado de Universidades e Investigación llegó a tomarse la situación de con actitud "despectiva y burlesca", tal como se comenta en el artículo de Science (agradecería si alguien encontrara esa entrevista de El Mundo y la pegara en este blog).

Para mí la solución está bien clara: si resides en España y realmente quieres hacer ciencia, emigra. Yo ya estoy en ello, buscando la salida de esta trampa que es una beca de retorno (a España). Es triste, pero no queda otra. Porque dudo que aqui, a diferencia de lo que hacen en otros países (en Francia lo hicieron hará ya un par de años), los científicos nos manifestemos. Total, ¿para qué? A diferencia de otras manifestaciones (que las hay para todos los gustos), nadie daría un duro (3 céntimos de euro) por ésta... salvo los parapsicólogos: todo registro de la misma sería considerado cacofonía, un mensaje desde el más allá.

Spanish Scientists: Home Alone
Young Spanish researchers are up in arms following recent comments by a government minister who referred to them as “postdoctoral and temporary.” The roughly 2500 scientists, most Spanish-born, were lured back to their home country—many from tenure-track jobs abroad—for a fellowship program that promised “their integration in the Spanish science system.” Now, with the first 5-year contracts in the Ramón y Cajal program nearing their end, many institutions have yet to offer secure employment, despite recent funding incentives from the government, although precise figures are not available.

Newly appointed Secretary of State for Universities and Research Miguel Ángel Quintanilla’s words, published in the Spanish newspaper El Mundo, have only added to the scientists’ discontent. The National Association of Ramón y Cajal Researchers deplored Quintanilla’s “disrespectful and burlesque attitude.” But the Ministry of Education and Science says it gave “generous” incentives to universities and research centers and “can’t oblige [institutions] to contract anyone.”

–ELISABETH PAIN

15 comentarios:

Gilgamesh dijo...

Usted pide y yo proveo, señor Pineño: aquí tenéis la entrevista a la que se ha referido nuestro colaborador.
Por cierto, que ya levantó revuelo en su momento. Si tenéis ganas de leer al respecto, tenéis una entrada en "La cosa húmeda", el blog de nuestro amigo Fabrizzio. También tuvieron mucho éxito un par de posts de otro doctorando en el exilio, Biomaxi: "Precarios I: doctorandos" y "Precarios II: los postdocs". Recuerdo que hubo un par de reflexiones muy buenas a cuenta de aquellos posts.

Bueno, pues no os quejéis de que no os busco links para teneros informados.

Gilgamesh dijo...

Por cierto, destaco de aquella entrevista el mismo fragmento que llamó la atención a nuestro Fabrizzio:

P.- ¿Y los becarios en 'precario'?

R.- Estos jóvenes están en condiciones equiparables a las de cualquier país europeo e incluso mejor que algunos. Tienen reconocida la Seguridad Social desde el principio y el carácter laboral de su contrato desde los dos años. Hay algunos que optan por eliminar las becas y hacer a todos contrato. No estoy de acuerdo. El sistema de becas es mucho más flexible, nos permite poner dinero más fácilmente para promover la incorporación de científicos en formación.

P.- Por otro lado, a los investigadores del Programa Ramón y Cajal se les acaba el contrato ya y no saben qué será de ellos.

R.- Los 'cajales' son contratos de 'posdoc' y temporales y no podemos obligar a nadie a que contrate indefinidamente a una persona si lo hizo sólo por unos años. Creamos un programa de ayuda para su integración y está dando resultados. Muchos han optado a plazas permanentes. Otros se irán fuera, pero es inevitable. Dicen que se van porque aquí no les hacen caso. Pues qué pena... Habrá que incentivar a las universidades, pero no podemos dramatizar. El problema no es tanto que se vayan. Lo sintomático es los pocos investigadores que vienen aquí de fuera.

P.- Quizá porque las condiciones son bastante peores...

R.- No creo. Hay recursos suficientes para que se puedan integrar. Lo que pasa es que no hay un mecanismo automático para que se queden en sus propias plazas, pero eso ocurre en todas partes.


¿Uhm?

Oskar Pineño dijo...

Gracias por pegar este fragmento de la entrevista, Fernando. Ya me siento mejor. Ahora, si me disculpas, voy a vomitar un rato.

Oskar Pineño dijo...

Me parece "curiosa" la respuesta que este señor ofrece a la pregunta "Quizá porque las condiciones son bastante peores...". Ante esa respuesta, os pego esta carta publicada en Nature, el 5 de Abril de 2001, (Vol. 410, p. 627).

Spain is a closed culture
to foreign researchers

Sir— We wish to add a foreigner’s
perspective on the current debate (for example, see Nature 407, 659; 2000 and 410, 14; 2001) about the Spanish research environment, in which we have each spent more than five years.

In a policy at odds with the rest of the EU, posts for non-EU nationals are simply not available in Spain’s huge public sector. As for EU nationals, those with a degree from a country where the state does not regulate the profession of lecturer or researcher cannot apply for serious posts in Spain without either having three years’ experience in their country of study or ‘homologating’ their degrees — having them approved by the Spanish authorities.

The homologation procedure is both arbitrary and extremely inefficient. Degrees from EU and other countries are homologated only after years of administrative stonewalling, if at all. One of us, for example, has published more than 100 papers in international publications, yet spent four years trying unsuccessfully to get homologation for an honours degree in mathematics from the University of Cambridge. This example is illustrative. The tiny number of foreign researchers in Spain compared with the rest of the EU suggests lack of compliance with EU directives on free movement of labour.

The issues of consistent government underinvestment and of closed-shop practices — due in large part to an uninhibited culture of nepotism and patronage ill-befitting a democratic, developed country — have already been raised in the Opinion and Correspondence referred to above and in other articles. But the way these issues affect Spanish research merits further clarification.

Government underinvestment leads to many researchers spending 10 or more years on poorly paid, short-term (one year or less) contracts or grants, just to reach the starting salary of a public-sector school teacher. About half the lecturers in Spain are ‘asociados’ on one-year contracts; many full-time asociados earn little more than 14,000 euros (US$12,900) a year. Generally speaking, only short-term contracts and grants are available to foreigners, and these are mainly restricted to EU nationals.

Closed-shop practices can lead to posts being treated as largesse and PhDs becoming little more than probationary employment periods, lasting for six years or even more. This encourages a drift
towards little or no supervision, little research of any value, and the award of a PhD becoming a formality for those who go the distance. On the way, PhD students, and others on short-term contracts, may have to work on all manner of tasks, a situation exacerbated by slack financial controls. Not surprisingly, a large number of PhDs are abandoned. In this climate, foreigners who come to study for a PhD may end up going home without one.

Such a deep-rooted endogamic culture might be broken only by drastic measures such as prohibiting the move from a doctorate to a post in the same institution and requiring a minimum number of international publications for higher-level posts. Although it is important to entice Spanish researchers working overseas to return (currently it is very difficult for them to do this), focusing on this issue — instead of on the issue of researcher mobility in general — draws attention away from the root of the problem, that of impermeability to external candidates.

It is ironic that the Spanish government is pressing for more of this mobility in the context of the next EU research programme, when it has so far made little attempt to put its own house in order. It is time the many dedicated, hard-working and talented researchers in Spain were provided with a system and a budget under which they can produce quality results.

Simon Pickin
IRISA, Campus de Beaulieu, 35042 Rennes, France

Other signatories to this letter:

Peter Breuer, Carlos III University, Spain
Gennady Fiksman, Nortel Networks, Spain
Salvador López Mendoza, Autonomous National University of Mexico
Amparo López Gaona, Autonomous National University of Mexico
Carlos Sánchez Tarnawiecki, Fundacio Bosch i Gimpera, Peru

Anónimo dijo...

Que razón tenéis. Nuestro sistema educativo se dedica a formar investigadores, que cuando pueden empezar a rendir al acabar la tesis, se les desampará y todo el dinero invertido en su educación lo aprovechan terceros países. Porque se van fuera y rinden fuera. Eso quien se va y no queda atrapado en el olvido.
Así no vamos a ninguna parte.

DLuque dijo...

Qué depresión me está dando...

Gilgamesh dijo...

Bueno sr. Luque, creo que en el tema de la psicología y en nuestro ámbito más cercano estamos bastante bien. Yo siempre me repito que soy un privilegiado, de momento. Ahora mismo se supone que estoy a punto de iniciar mi periodo de contrato en prácticas como investigador. ¿Irá bien?

Oskar Pineño dijo...

Viene que ni pintado:

"En esta España corrupta, oportunista, que no es más insolidaria e hija de puta porque no puede, las únicas alternativas son la sonrisa abyecta cuando se es débil, o el exterminio despiadado del adversario cuando hay poder suficiente y ocasión para ello."

Arturo Pérez-Reverte
En "Bruselas, tengo un problema"
XLSemanal, nº 976, 9 de Julio de 2006

Gilgamesh dijo...

¡Qué feo me lo pone usted! :-S

Oskar Pineño dijo...

Publicado en El Correo Digital el 21 de Julio de 2006.

Enlace: http://www.elcorreodigital.com/vizcaya/edicion//prensa/noticias/Sociedad/200607/21/VIZ-SUBARTICLE-074.html

33 años y sólo siete meses cotizados
L. A. G./BILBAO

«A los 33 años, sólo tengo siete meses cotizados a la Seguridad Social, y eso que no he fallado en ninguna evaluación», dice el astrofísico Ricardo Hueso, uno de los últimos investigadores que se han incorporado a la Universidad del País Vasco dentro del programa Ramón y Cajal. Son veintiocho en total los jóvenes científicos que se han beneficiado de momento de este plan, incluidos los nueve que todavía no saben que va a ser de su vida a partir de noviembre.

Hueso, que forma parte de un equipo que se codea con los mejores del mundo en investigación planetaria, estuvo dos años en la Universidad de Niza después de doctorarse. Acabó en Francia de la noche a la mañana porque el dinero de la beca que le había concedido el Gobierno vasco le impidió investigar en Estados Unidos. «Me habían admitido en el Instituto de Tecnología de California (Caltech), pero no me dieron el visado porque el sueldo de la beca era la mitad de lo que cobraba un estudiante de postdoctorado allí y consideraban que atentaba contra la competencia», recuerda.

Los investigadores Ramón y Cajal de la UPV son la viva demostración de que todavía no hay en España una carrera científica digna de tal denominación. Rondan la cuarentena y, aunque el periodo más productivo de un científico se suele situar entre los 35 y los 45 años, ellos todavía no saben siquiera lo que es la estabilidad laboral, con todo lo que ello supone. «La decisión de no tener familia muchas veces viene motivada por la situación en la que vivimos, que hace que no puedas meterte, por ejemplo, en una hipoteca», lamenta Santos Alonso.

Oskar Pineño dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Oskar Pineño dijo...

Un confidente personal, que responde a las siglas A.M.A., me ha hecho llegar esta noticia de El Correo Digital, en la edición del 29 de Septiembre de 2006. Más de lo mismo, pero nada desdeñable mientras sigamos en este estado de "letargo crónico de la responsabilidad de mover el culo para que la investigación deje de ser un mero concepto de algo que nos cuentan que existe en nuestro país" (véase el DSM, seguro que existe).

IKER BADIOLA, INVESTIGADOR
«En Euskadi, los científicos no nos sentimos apoyados»

El ganador del premio internacional al mejor investigador joven sobre hígado cree que el sector público «puede frenar la fuga de cerebros»
MIRARI ARTIME/GERNIKA

El ondarrés Iker Badiola acaba de recibir el premio al Mejor Investigador Joven en el último congreso mundial sobre el estudio de las células del hígado (ISCHS), que se ha celebrado recientemente en Japón. El trabajo galardonado se centra en la contribución de unas moléculas que activan unas células del hígado y que acaban favoreciendo las metástasis hepáticas o la reproducción del cáncer en ese órgano, distinto a donde se originó el tumor. Miembro del Departamento de Biología Celular de la UPV, Badiola es, además, concejal de Juventud del Ayuntamiento de Ondarroa por el PNV.

-¿Cómo contribuye su estudio a las investigaciones sobre el cáncer de hígado?

-Ahora estamos trabajando en el bloqueo conjunto de unas moléculas llamadas DDR. Si logramos controlarlas podríamos ser capaces de frenar el desarrollo del tumor. Es sencillo de explicar: cuando el hígado recibe las señales de cáncer, esas moléculas empiezan a trabajar de otra forma y le preparan para que la dolencia se asiente, para que se implante en ese órgano. Si las atajamos podríamos parar su avance.

-¿Cuáles son los tumores originarios que más afectan luego al hígado?

-Digamos que el tumor primario más frecuente que luego 'metastatiza' el hígado, es decir, que se extiende al órgano hepático, es el cáncer de colón; y también el de la piel, que es muy común.

-¿Tienen previsto trasladar sus investigaciones a una aplicación práctica que mejore la esperanza de esos pacientes?

-Nuestro trabajo es investigación básica. Lo que hemos visto y comprobado es que para que se traslade a la vida diaria de los ciudadanos hace falta una empresa farmacéutica con toda su maquinaria dispuesta a trabajar. Y, aún así, se trata de un proceso muy largo, que se prolonga durante un mínimo de diez años. Hay una notable diferencia entre Europa y EE UU.

-¿A qué se refiere?

-En Estados Unidos, cuando una investigación de este tipo tiene implicación a nivel empresarial te vienen como leones, se interesan enseguida. Hoy en día, de hecho, ya hay compañías que andan detrás de bloqueantes. En un congreso de la asociación americana de ayuda contra el cáncer, prácticamente nos quitaron de las manos el cartel sobre nuestro hallazgo. En el último simposium celebrado en Pamplona, sólo se llenó de polvo.

-¿Y en Euskadi? ¿Responde la política científica a las necesidades de los investigadores?

-Evidentemente, no. No hay cultura científica. En el ámbito público sigue siendo como algo de locos. Y en el privado, por suerte o por desgracia, existen sectores más potentes que reportan un beneficio económico más inmediato y que interesan más.

-¿Es, por lo tanto, inevitable que se produzca una fuga de cerebros?

-Es un hecho real, pero evitable. Este es un trabajo vocacional. Hay que cuidar a la gente, ofrecerle recursos y condiciones laborales adecuadas. Respaldar sus trabajos, reconocerlos...

Anónimo dijo...

Looking for information and found it at this great site... Fire alarms equipment testing

Anónimo dijo...

Bonjorno, psicoteca.blogspot.com!
[url=http://cialishols.pun.pl/ ]Vendita cialis generico[/url] [url=http://viagratetb.pun.pl/ ]Comprare viagra online[/url] [url=http://cialisiall.pun.pl/ ]Comprare cialis generico[/url] [url=http://viagraradj.pun.pl/ ]Acquisto viagra generico[/url] [url=http://cialisantr.pun.pl/ ]Vendita cialis generico[/url] [url=http://viagrarier.pun.pl/ ]Vendita viagra online[/url]

Anónimo dijo...

All pizza places of USA http://pizza-us.com/nevada/Las%20Vegas/Metro%20Pizza/89109/

Find your best pizza.