Población 436

Hoy toca una entrada recordando una película que me llamó la atención cuando la disfruté, y que seguro que a más de uno le suena a algo familiar su hilo argumental. La película en cuestión es “Población 436”. ¿La habéis visto? Si no es así y queréis verla, mejor dejad de leer esta entrada y disfrutad del film. Si no podéis aguantaros la curiosidad o simplemente queréis seguir leyendo os diré que no voy a desvelar el misterio principal de esta obra audiovisual, pero sí una parte del argumento que guarda relación con la misma, y una parte que guarda relación además con el diagnóstico clínico. Empecemos pues…pero antes…aquí está el anuncio de la peli…



La película trata de un agente del censo en EEUU que es mandado a un pequeño pueblecito a investigar un posible error, ya que sorprendentemente en el pueblo de Rockwell Falls hay exactamente 436 habitantes desde hace bastantes años y dicho número no ha variado con el tiempo. En la oficina del censo suponen que es un error y mandan al prota, el señor Kady, a ver qué pasa allí.

Bueno, como he dicho el argumento principal sobre el motivo de la estabilidad del número de habitantes de la localidad no es el asunto en el que me centraré, sino más bien en “la fiebre”. Y es que parece que en Rockwell Falls algunos de sus habitantes padecían una rara enfermedad a la que ellos llamaban “la fiebre”.

¿En que consiste la fiebre? Bueno, hay que comenzar diciendo que es una enfermedad que sólo se diagnostica en Rockwell Falls, un pueblo pequeño donde la única persona que practica la psiquiatría “sin titulación” designa con ese nombre a una especie de trastorno psiquiátrico en el que el paciente desea marcharse del pueblo. Según el médico de dicho pueblo, nadie en su sano juicio querría marcharse de un lugar tan perfecto como en el que viven, así que alguien que quiere irse después de aparecer por allí debe de estar enfermo, ¿qué otra explicación puede existir?

Lo peor es cuando el trastorno se hace más grave y se intenta impedir que la persona se marche de Rockwell Falls (por su propio bien por supuesto). Entonces la enfermedad suele empeorar y las personas enfermas ponen mirada de loco, como de animal acorralado. Corren, gritan, pelean…de todo. Entonces al psiquiatra del pueblo “sin titulación” no le queda otra que meter mano y hacer una de las suyas…extirpar la parte del cerebro que “está mal”.

Después de dicha intervención, dicho reputado médico (al menos en su pueblo) consigue que las personas sanen, aunque queden eso sí un poco atontadas.

Me ha parecido curiosa la película y me ha recordado a debates que han aparecido por aquí hace poco, y que de hecho son de actualidad en el mundo académico. Invitados quedáis a verla…

7 comentarios:

David dijo...

A mí me ha recordado algo a la peli de Jack Nicholson: "Alguien voló sobre el nido del cuco" , jeje.

el que sabe, sabe; y el que no, tiene un blog dijo...

Sociedad en democracia.

Rubén dijo...

Interesante post. Realmente vale para psiquiatras y psicólogos con titulación y para sociedades más amplias. El componente político en los sistemas de clasificación de enfermedades mentales tipo DSM son indiscutibles.

Rubén dijo...

El siguiente video expresa un poco esa tendencia que tiene gran parte de la psicología y la psiquiatría de ocultar bajo terminología supuestamente científica los fenómenos reales, casi siempre mejor descritos por el lenguaje cotidiano.
Ahí va: http://www.youtube.com/watch?v=AiRLJ8Spnrk

Southmac dijo...

La he visto hace poco porque me la salté en su día y, la verdad, he disfrutado bastante con el pueblecito y su maldición... porque pensar diferente es una maldición que puede salir muy cara ;)

Anónimo dijo...

Sí,

;)

Viagra dijo...

esto parace una obra de unos de los maestros del terror, Stephen King o bien H.P Lovecraft, porque segun la trama la poblacion es de 436 y se ha mantenido por largo tiempo, si definitivamente me suena como al mejor estilo de Lovecraft.