La lucha contra la pseudociencia

La verdad es que cada vez tengo menos tiempo de andar por Internet, pero estaba el otro día dando una vuelta por estos mundos virtuales y me encontré con una historia que pone los pelos de punta. Resulta que un juez ha condenado a Luis Alfonso Gámez (periodista del diario El Correo, reputado escéptico y divulgador de la ciencia) a pagar 6.000 euros a Benítez (el ufólogo) a raíz de una serie de escritos que publicó Gámez desmontando las historias de Benítez. La condena no ha sido, ni de lejos, todo lo que pretendía Benítez (lo mejor de todo: Gámez no tendrá que retirar los textos, lo cual era, seguramente, el principal objetivo de Benítez), pero así y todo me parece escalofriante el resultado de la sentencia. Muchas personas, muchísimas, estamos de acuerdo en lo importante que es luchar contra la charlatanería y la pseudociencia, pero muy pocas nos tomados el tiempo y la molestia de hacerlo. Y si resulta que para una o dos personas que se lo toman en serio y que, conscientes del daño que las supersticiones causan a tanta gente, dedican su tiempo a luchar contra todo esto (muy a menudo su tiempo libre, si no, sería imposible que hicieran todo lo que hacen), resulta que... son condenadas por ello! ¡Genial! (Fernando, Héctor, ya podéis tener cuidado: cualquier día os condenan a vosotros también por decir las cosas que decís aquí en Psicoteca... Cuidado con desmontar historias!).


Podéis ver la historia completa en magonia, la web de Gámez. Afortunadamente, ha sido recogida también en varios periódicos, y en varias webs, pero seguro que no ha recibido toda la difusión que merece. Yo, la verdad, me he enterado muy tarde, pero aún así me parece importantísimo reproducirlo aquí. Creo que lo mejor que podemos hacer entre todos por apoyar la lucha de Gámez contra las pseudociencias es seguir reproduciendo esta historia siempre que podamos, comentarla, enlazarla, hacer que se conozca. Igual entre todos logramos erradicar algún día la impunidad con la que a día de hoy todavía es posible difundir historias como las que critica Gámez. ¿Alguien se ha parado a pensar en serio el daño que hace la pseudociencia en la mente de tanta gente?

11 comentarios:

Héctor dijo...

Hombre, nosotros tpoco cargamos las tintas tanto contra alguien en concreto. De todas formas es bueno coger el aviso.
No vaya a estar psicoteca en "tela de juicio".
Por cierto, la frase que aparece para la primera entrada de internet de psicoteca coge justo la mejor frase...

Héctor dijo...

Lo cierto es que pueda existir información que pretenda ser veraz y no lo sea realmente, va en contra del interés público.

Estoy muy de acuerdo contigo Helena. Y no estoy hablando de esto, sino de otras muchas cosas que están por ahí.

Al final no olvidemos que las creencias personales y lo que la gente hece no son cosas que van separadas, sino que se encuentran en relación.

Helena dijo...

Hola, Héctor. Ya sé que no os metéis con nadie en concreto, pero la historia de Gámez me hace pensar que en este mundo, al final te condenan más fácil si te dedicas a informar y desmontar historias que si eres quien las inventa. Y no es por nada, pero justo el otro día te dedicabas tú también a desmontar unas cuantas alucinaciones de OVNIS, incluso sin quererlo... ya viste cómo también a ti te salió un atacante inmediatamente. Solo querías informar sobre cómo funciona la percepción humana, pero ya ves, informar equivale a disminuir las posibilidades de negocio de cierta gente.

Lo dicho, espero que sigamos informando. Por cierto, se echa de menos a Fernando por aquí, no? Ahora que los demás estábamos animándonos un poquillo... Lo debe estar pasando estupendamente por ahí.

Héctor dijo...

Puede que sea cierto. Pero la verdad es que al escribir esta entrada no pensé ni mucho menos en eso.

Me imaginé la típica noche en la que miras las estrellas y va alguien y suelta eso de que aquella "estrella se mueve"...

Y luego va otro y dice de broma que es un OVNI.

Pero me imagino que esto por sí sólo no quiere decir nada en favor o en contra de la existencia de OVNIs. Era una forma de hacer interesante el artículo.

Aunque a buen seguro que hay gente que se dedica a hacer negocio con este tipo de cosas...

Intentaremos no desmontar "historias" :).

De todas formas es la leche todo este tema de la pseudociencia...

Hay ciertos límites legales que conozco no se pueden pasar y aun así se hace.

Por ejemplo, con la publicidad... No se puede anunciar que un producto tiene un efecto sobre la salud que no sea cierto. Sobre todo si se pone en peligro la salud pública.
De hecho es el único supuesto creo, por el que haciendo publicidad se puede ir uno a la cárcel.

Pero aun así, a día de hoy hay quien lo sigue haciendo y algunos medios que los emiten...sorprendente, no?
En fin...

Por cierto, ¿Fernando está de vacaciones? Muy interesante el artículo ese de Edelman que escribió. ¿Sabes si el libro ese está en la biblioteca de la uni? Igual me paso a ver...

Gilgamesh dijo...

Hola, chicos. Sigo por aquí, aunque he pasado unos días lejos del ordenador.
Ya sabía lo que le ha pasado a Gámez, que tuvo bastante repercusión en el mundo de la blogosfera hispana y ciertamente es un punto a tener en cuenta para todos nosotros. Ya comenté en otro post que soy partidario de no personalizar en la medida de lo posible las críticas a la pseudociencia, pues al fin y al cabo los argumentos que podemos emplear son casi siempre aplicables a ella como un conjunto.
Por otro lado, existen personas con nombres y apellidos cuyo comportamiento excede ciertos límites y se puede definir como simple estafa. En esos casos es más difícil cerrar la boca y no denunciarlo ante todos. Yo sólo opino que esa denuncia sólo debería personalizarse en ocasiones muy concretas, entre otras cosas por evitarnos problemas legales (mirad lo que le pasó a Emma). Parece mentira que un curandero pueda prometer la cura del cáncer mediante oraciones (es un ejemplo), y el perseguido por la ley sea quien denuncie su estafa. Esto me recuerda a esos capítulos de los Simpson en los que la multinacional o el millonario de turno hacen lo que quieren con la ley porque tiene un abogado muy caro. Habrá que vivir con ello y andarse con ojo.

Gilgamesh dijo...

PD: Héctor, para enterarse bien de lo de Edelman, dicen que lo mejor es leer "Bright air, Brilliant fire", que creo que tiene traducción al espeñol. Yo he leído algún fragmento seleccionado en inglés (gracias, Internet) y sobre todo el libro "El universo de la conciencia", que cito en el artículo. Supongo que estarán en la biblioteca, son bastante famosos.

Helena dijo...

Hombre, Fernando, me alegro de verte. Está bien desconectar una temporada, verdad? También yo creo que es bueno no personalizar... en general... Pero estamos de acuerdo, a veces hay que denunciar ciertas cosas... Es la única manera de que se corten un poco los que viven de la pseudociencia.

Héctor dijo...

Lo cierto es que me viene un refrán a la cabeza muy oportuno...

"Cuando veas las barbas de tu vecino cortar pon las tuyas a remojar"

La verdad es que hay "verdaderas estafas por ahí" y a veces cuesta mirar para otro lado.

Pero como el perjudicado en principio no vamos a ser nosotros, sino el que se trague "el timo", muchas veces es mejor mirar para otro lado. Por defender los intereses de otros te puede salir el tiro por la culata.

Aunque nunca se sabe, puede que al final acabe picando alguien que te importe en uno de esos timos y seguro que hubieras preferido que alguien lo destapase.

Lo cierto es que decir la verdad para el interés público se está convirtiendo en labor de cierto riesgo.

Y no será por falta de timos....hasta se podía hacer un programa que se llamase algo así cómo "los cazadores de timos" porque anda si los hay...

Y sí, sorprendentemente parece mentira que a veces se persiga a quien los desmontan.

Héctor dijo...

Yo con escribir artículos de estos me conformo, lo de desmontar historias os lo dejo a vosotros...

Desde luego es una gran labor, porque aunque mucha gente pueda pensar que es un ejercicio de intolerancia, lo que realmente hace quien "de verdad" destapa "historias" es una labor social a costa de recibir insultos e incluso puede que denuncias.

Yo desde luego creo que la sociedad le debe algo a quien lo hace. ¿A quien le gustaría por ejemplo pagar por un servicio que realmente o recibe? ¿A quien le gustaría pensar que recibe un tratamiento adecuado para "algo" y que realmente no sea así"? O simplemente, ¿a quién le gusta que le engañen?

Lo más egoísta es no decir nada y que cada uno aprenda de sus errores. Que por cierto es lo que intento hacer yo, sí soy un egoísta, lo sé. Aunque alguna vez puede, como dice Fernando, no sea posible ignorar sin más...

Como dice Helena....si a los pocos que se dedican a desmontar estas cosas no se les apoya...nos estaremos haciendo un flaco favor a nosotros mismos y a la gente que nos rodea...

Héctor dijo...

Oye, Helena, pues vas a tener razón. Resulta que las ilusiones opticas a veces sirven para destapar supuestos casos de OVNIs.

http://es.youtube.com/watch?v=YPTMIQC1qlw

Es otra ilusión de movimiento...

Anónimo dijo...

Creo que deberiamos pasar a la lucha armada....¿hace un grupo de encampuchados con pistolas de agua?.
saludos.