Predicando en el desierto

Perdonadme este prolijo desahogo, pero los últimos acontecimientos me indican que ha llegado el momento de hacer una confesión.

...Como predicando en el desierto. Así nos hemos sentido los colaboradores de esta web en los últimos tiempos. En mi caso particular, mi pasión por la divulgación (y mi agenda no totalmente ahogada, todavía) me permiten el lujo de no sentirme excesivamente mal por ello. Yo escribo, me entretengo, disfruto con ello. Y aunque mi objetivo principal, no lo niego, es que otros me lean, tal vez para iniciar un debate de interés (eso me encantaría), me conformo con poca cosa. Quiero decir que nunca me han obsesionado las visitas, los comentarios...
Sin embargo, no hay que ser muy sagaz para observar las telarañas que le salen a los posts de Psicoteca desde que son publicados. Es un poco triste que siempre estemos los mismos por aquí. Quiero decir que, para discutir sobre psicología con Oskar Pineño y David Luque, no me hace falta currarme una entrada en el blog (su trabajo lleva): me basta con echar mano del e-mail o del teléfono.
Esta situación ha llevado a uno de nuestros pocos participantes, y además uno de los que significan mucho para mí, a abandonar la web por puro hastío. Me lo acaba de comunicar por e-mail. Y eso me apena mucho.
No puedo decir que no le comprenda. Al fin y al cabo, ¿qué es una bitácora sin visitas? En blogs de índole más personal, o los que funcionan como diarios, las visitas y comentarios no son realmente importantes: se supone que uno escribe como vía de desahogo o por las razones que sean, pensando en uno mismo o a lo sumo en sus amigos y conocidos, y quedando el resto de los visitantes en un segundo plano. Pero un blog temático, y más si es divulgativo, es otra cosa. Abrimos Psicoteca como una ventana a la psicología científica, que alarmantemente está casi ausente en la red (o bien es ignorada, o bien es tratada sin rigor), nos interesaba dar a conocer las cosas que sabemos de una manera nada sensacionalista y sí muy cercana y fácil de comprender. Es un empeño que creo nada ambicioso y sí muy generoso. Ahora bien, decidme, si nadie la visita ni aprende con ella, ¿se puede saber qué utilidad tiene una web divulgativa? No hablo de una web personal, o de un diario. Pretendemos crear debate, interesar a la gente para que se haga preguntas y piense, y en vez de eso conseguimos... nada.
Basta echar un vistazo a las estadísticas de la página para comprobar el tipo de visitante que tenemos en Psicoteca: un visitante despistado. Sí, así es. Salvo honrosísimas excepciones, la gente llega a nuestra web después de haber realizado, por ejemplo, una búsqueda poco hábil en Google. Así es como un estudiante que busca información sobre la Drosophila o sobre psicoanálisis entra dando botes en nuestro pequeño blog. Y tras descubrir que no tenemos lo que necesita, lo cual ocurre en pocos segundos, desaparece para siempre sin dejar ni rastro (bueno, sí, el rastro que registra el StatCounter). También nos visitan, me consta, psicólogos (tanto en ciernes como licenciados) y gente interesada por la psicología. Pero los datos no mienten: estas personas tampoco llegan a engancharse tanto como para dejar un minúsculo comentario, hacer alguna pregunta, y no digamos repetir la visita. Cosas muy feas las que uno deduce de los contadores de estadísticas. Por ejemplo, que como proyecto divulgativo, pese a nuestros esfuerzos, estamos resultando un fracaso con todas las letras.

Lo más triste de todo, con diferencia, es que si hubiésemos tomado un enfoque no científico de la psicología, como el psicoanálisis, o incluso si nos hubiésemos lanzado de cabeza a la piscina de la pseudociencia, con artículos sobre curación con gemas, astrología, etc., tendríamos muchísimas más visitas, nos leería más gente y engancharíamos más público interesado en esta “psicología” alternativa de pacotilla. No lo dudo ni por un momento. Es la condición científica de la psicología la que parece ser dudosa, aburrida, poco interesante... Incluso como para meterse sobre ella.

Y esto es culpa, en su mayor parte, de los propios psicólogos científicos, que nunca se preocupan por divulgar sus conocimientos. ¿Cuántos buenos divulgadores hay en psicología? Me viene a la cabeza Pinker y alguno más. No tenemos un S. J. Gould, o un Dawkins, o un Sagan que arrastre las masas. En vez de preocuparnos por el tema, le quitamos importancia y ni siquiera nos molestamos en apoyar iniciativas divulgativas como Psicoteca. Es curiosa la conclusión que extraigo: los psicólogos le dan una importancia tremenda a la investigación aplicada, un poquito menos a la básica, y desdeñan la divulgación. Supongo que considerarán que es poco meritoria, un trabajo más de periodistas que de expertos especialistas. ¿Será verdad? Decía que es curioso porque, en mi opinión, NADA hay más difícil que ser un buen divulgador. Hace falta ser un GRAN científico para divulgar como es debido y tener éxito en esta faceta de la actividad científica. Porque de eso se trata, divulgar TAMBIÉN es una actividad científica. Y es MUY importante.
Pero en fin, parece que la excusa siempre es la misma: la dichosa falta de tiempo. Últimamente, y esto ya es un detalle autobiográfico, el recurso a esta excusa, o más bien el abuso de esta excusa, me está sacando de quicio. Parece que nadie tiene tiempo para las cosas que creo más importantes. Y como postear en Psicoteca no cuenta en el currículum, es una pérdida de tiempo dedicar 5 minutos a leerla, claro. Mientras no entremos en el ISI...

Sólo espero que este post sí que lo lea alguien. Yo todavía seguiré al pie del cañón, en mi condición de pipiolo doctorando todavía conservo la ilusión, y el acto de escribir sobre estas cosas me reporta aún beneficios independientemente de cuánta gente me lea o cuánto pueda repercutir mi artículo, ya digo que me basta con el comentario aprobatorio de mis amigos de turno (¡todo un reto!). Pero sé que un día también me cansaré y seré otro científico (y eso con suerte) subidito en su torre de marfil sin querer compartir su conocimiento con los pobres desgraciados que viven abajo. Caminamos hacia el analfabetismo científico y nos importa un huevo. Con perdón.

20 comentarios:

Oskar Pineño dijo...

Fernando,

Gracias por este post... te agradezco que mi email con mi nota de despedida haya levantado estas pasiones (y ampollas). Hay cosas que dices que yo ya apunté en "La psicología y sus demonios". En concreto:

* La psicología "de verdad" no vende. (DEMONIO 2)

* ... en nuestro gran afán por ser competitivos y encajar en el competitivo mercado laboral (encontrar nuestra propia plaza como profesor, por ejemplo), nos obcecamos en lanzar el mayor número de publicaciones y presentaciones en congresos. Y en este camino desesperado por encontrar nuestro lugar en el mundo académico olvidamos el motivo por el que hacemos ciencia. (DEMONIO 4)

Yo no puedo pasar por alto que muchos de nuestros "colegas" de la psicología básica nunca hayan hecho acto de presencia en este blog (ni, para el caso, en su anterior psicoteca.com). No hablo ya de profesores de universidad, muchos de los cuales podrían alegar saturación docente para no dedicar unos minutos de su tiempo a divulgar. (Eso sí, no dejo de verlos tomando cafés y charlando en los pasillos.) Hablo de estudiantes de doctorado y doctores varios, muy interesados en publicar a toda costa, pero nada en teclear en un lugar que no aportará nada a su curriculum vitae. Tenemos un grupo bien nutrido, pero sólo hemos aportado algo aqui los tres de siempre. En fin, éste es el legado de nuestra generación de psicólogos "de verdad" a las venideras: como decía aquél, "una mierda pinchada en un palo".

Oskar.

Gilgamesh dijo...

Coincido contigo, Oskar.
Pero nuestra desidia es además preocupante por varios motivos. Es importante darse a conocer en el público. ¿De dónde cree la gente que salen las subvenciones y las becas de investigación? Dejemos que esto siga así y llegará un momento en que, entre psiquiatras, pedagogos, educadores sociales, psicoanalistas y demás disciplinas afines nos comerán el terreno alarmantemente. Se acabará el dinero para los psicólogos. ¿A quién le interesa realmente eso de la psicología?, ¿Para qué gastar dinero en investigar algo que nadie valora?, dirán los estúpidos políticos asesorados por auténticos analfabetos científicos. Y es que hacia el analfabetismo científico caminamos. A marchas forzadas.
¿Y eso no es triste?

DLuque dijo...

Ey!Tengo que escribir un comentario para que queda patente que sólo somos tres los que leen este blog :-(
Oskar, comprendo que dejes de dedicarle tiempo a algo que no es reforzante. Por mi parte, supongo que la conducta de escribir psicología con fines divulgativos se me extinguió cuando se extinguió el psipal. Ahora mismo no me siento tan catastrofista como vosotros con respecto a los psicologos: los psicólogos no son distintos de otros profesionales. No hay buenas páginas de divulgación de nada, y menos en castellano. Libros sí que hay, de gente muy preparada y que gana buen dinero con su venta. Es decir, nadie se moja por hacer algo que no tiene una clara recompensa extrínseca...y es que somos ratones a dos patas.

Gilgamesh dijo...

Bueno, no se trata sólo de Psicoteca. El que un sitio web no sea muy visitado no es grave: simplemente ocurre, y puede haber mil razones para ello. Pero es un síntoma de algo que sí es peligroso: la desidia de los psicólogos que yo conozco en cuanto a divulgacion se refiere. Parece que toda pedagogía que no se pague a tanto el crédito o a tanto el ejemplar vendido es inútil.

Dluque dijo:
"No hay buenas páginas de divulgación de nada, y menos en castellano"

Disiento, sr. Luque. Cuando quiera le hago una lista de blogs divulgativos de temática científica, lo mismo en habla hispana o anglófona. ¿Cuántos son de psicología? Uhmmmm... pocos. Y si descontamos los que se especializan en la pugna "psicoanalisis sí-psicoanalisis no" y los que acaban siendo un "bluf" magufo, nos quedamos prácticamente solos.

Es curioso cómo se ha aprovechado en otras áreas (y en otros países) el fenómeno de los blogs para trabajar en el ámbito de la ciencia: Hay muchísimos blogs de dicvulgación científica, pero es que además muchos científicos de renombre se han subido al carro montando su propio blog personal, con avances de sus investigaciones y otros contenidos la mar de interesantes. Aquí, todo el tiempo que se invierta en algo que no da dinero ni prestigio, o al menos se pueda poner en el curriculum, está sencillamente perdido. Nadie dedica ni un segundo a estas cosas en el ámbito de la psicología española. ¿Para qué?
Pero un día se cumplirá mi apocalíptica advertencia: las subvenciones tienen una relación estrecha con el interés del público en el que, supuestamente, van a repercutir los beneficios que de ellas deriven.
Los biólogos y los médicos tienen las cosas más fáciles, cuentan con el apoyo del público que no duda en destinar fondos al avance de estas disciplinas. Lo mismo pasa con los físicos, por ejemplo, cuyo conocimiento puede no tener una aplicación tan interesante para el ciudadano como aquéllas dos primeras. Pero el caso es que tienen lo que merecen. Se lo han currado. A la gente normal (bueno, al menos a un número no despreciable) le interesan estas cosas porque alguien se ha tomado el trabajo de decirl lo importante que es investigar con células madre, descifrar el genoma humano, explorar los confines del universo... Nosotros no, nosotros nunca hemos hecho una labor pedagógica semejante.

Pero nada, oigan, seguiremos subiditos en nuestra torre de marfil, ¿para qué compartir nuestro arcano conocimiento con los vulgares hombres de apie, que no entenderían nuestra críptica terminología, nuestros elevadísimos argumentos? La gloria es sólo para unos pocos hombres brillantes que merecemos nuestro puesto en el olimpo de la ciencia "académica".

tell dijo...

Siento disentir del último comentario: sólo sois tres los que escribís, pero los que leemos somos al menos cuatro.

Yo os leo siempre, lo que pasa es que lo hago desde Bloglines y no sé si eso deja rastro. Hoy me habeis obligado a salir con vuestros lamentos ;) para deciros que hay al menos una psicóloga con veinte años de ejercicio que considera que vuestros textos son estupendos y que le sirven para no olvidar que la psicología "puede" ser científica.

Gilgamesh dijo...

¡Hola Tell!
Bien, esto es lo que me estaba temiendo. No creas que no agradezco tu comentario, igual que los agradezco todos, faltaría más (y si encima vienen de una profesional y nos felicita, ya es la repanocha). Pero temo que se haya interpretado mi queja hecha post ("mi berrinche", lo he llamado sin empacho alguno) como una especie de reproche, como si lo que me importara de verdad es que ahora venga la gente a decirme que sí está ahí, que nos leen, que quieren que recupere la fe en la humanidad o en la blogosfera... ;-)

No se trata de eso. La decepción está ahí porque esto nacía como un lugar de divulgación y de debate abierto, y se ha convertido en otra cosa muy diferente. Es lógico que me desilusione. Pero sobre todo, lo más preocupante es la imagen de los psicólogos que me he ido forjando desde que abrí Psicoteca: un montón de gente interesada sólo por su curriculum. "La pedagogía, en las aulas y sólo si la pagan bien". Y para lo demás, "no hay tiempo".

Y es algo que lamento y que me preocupa mucho. Y me da envidia la situación de otros científicos que son mucho más valorados por la sociedad (y mira que en este país eso es difícil). Ahora todos los psicólogos que me lean, mis amigos del doctorado, se reirán y pensarán que soy un exagerado, que no es grave que un sitio web no funcione como uno ha planeado. Y tienen razón en lo de que no es grave. Pero como les he dicho en uno de mis últimos correos: en esta flota vamos todos juntos, y ya han naufragado algunos barcos sin que hayamos movido un dedo. Cuando la gente de a pie no tenga ni pajolera idea de para qué quiere investigar un psicólogo, si es que alguna vez la ha tenido, empezarán los problemas. Basta con que los políticos que gestionan el dinero empiecen a sintonizar en esa onda, y nos peirdan la pista definitivamente.

Os lanzo la pregunta: ¿Cuánta gente que no sea psicóloga tiene la más minima idea de lo que es investigar científicamente en psicología? ¿experimentalmente? Si la respuesta es "nadie" o "pocos", ya sabéis lo que nos toca. El mensaje que quiero dar es que la divulgación es muy importante, tanto como la investigación en sí. Y parece que los psicólogos no nos enteramos.

Algernon dijo...

Somos cinco. Bueno, el debate es muy interesante. Pero creo que el problema es muy, muy sencillo - lo digo desde una óptica de blogger veterano:

"Falta de promoción"

As simple as that. Un blog de biología como Pharingula goza de una difusión altísima por pasapalabra, por ejemplo. Hay que aumentar muchísimo más el grupo de colaboradores, y promocionar mucho más el blog donde sea (a partir de las clásicas listas de correo de psi . experimental).

Y que concedan el ISBN ya sería un plus muy interesante por el que hay que luchar. La divulgación sin organización no puede ir muy lejos :-(

Anónimo dijo...

Buenas, ya somos 6 los que leemos la página. Soy Héctor. Ahora me dedico a formarme en el ámbito de la comunicación orientada a la publicidad, y me parece muy interesante esto que decís. Creo que es muy importante que hagamos por que se conozca la psicología. Pero hay que hacerlo bien. Es algo que es cosa de todos e incluso un tema social como tantos otros. Siempre es mejor que la opinión pública conozca una realidad en vez de que tenga un prejuicio. De hecho con ese próposito diseñé hace poco una especie de demostraciones de psicología recreativa para dar a conocer la psicología. En plan museo de la ciencia pero con formato de exposición en una clase. Este año lo he intentado llevar al servi kutxa (museo de la ciencia de san sebastián) pero sin mucho éxito. Pero todo se andará. Creo que son positivas este tipo de iniciativas. No te desanimes Fernando ;)

Gilgamesh dijo...

Algernon, ¡un saludo!
A ver, lo que me decepciona no es que la gente no lea/postee en una bitácora. Como dices, eso es cosa de publicidad en muchos casos. Pero el asunto es otro. Supongo que en mi reacción influyen algunas cosas que me han pasado recientemente referentes al tema de la investigación psicológica y sus "prioridades", y que en realidad entran en lo personal así que no me meteré por ahí. Pero me apena ver lo desconectados que estamos de la gente. La peña tiene una idea estereotipada y absurda de la profesión psicológica (podría ser estereotipada y positiva, pero no es el caso), y a nosotros nos da igual. No pensamos que sea importante. La prueba la tenemos aquí, en Psicoteca. ¿Cuántas solicitudes de participación me llegaron? La tira, oye. Me quedé muy ilusionado con tanto colaborador dispuesto a poner su granito de arena, tanto en españa como en Latinoamérica. Y ¿qué quedo de eso? Nada, tres señores escribiéndose cosas que ya saben de memoria. En cuanto se vio que escribir cuesta un esfuerzo y nadie te va a expedir un certificado por tu participación para que lo pongas en el curriculum y puedas pedirte la ANECA, la gente hizo mutis por el foro. A nadie le importaba realmente la divulgación, sólo se apuntaron al carro por si acaso al final la cosa salía bien y podían decir "yo participé en esto", o "yo colaboré en esto otro".

Sin lectores, la web no tiene sentido, de acuerdo. Pero es que sin colaboradores no deja de ser una tristísima parodia de lo que debería ser una importantísima faceta de la actividad científica. En otros sitios, en otros países, en otras disciplinas, se lo montan mucho mejor, porque saben lo que les conviene. Ya lo he repetido: ¿De dónde sale el dinero?

Algernon dijo...

El problema es que un blog necesita también un ritmo de publicación mucho, pero mucho más intenso que el de una publicación periódica mensual. Algunos blogs se han convertido en la casi exclusiva profesión de sus autores, pero me temo que nosotros no nos podemos permitir lo mismo.

Otra cosa sería remitir una contribución mensual/semanal. Eso sí que sería otra cosa. Se plantea una agenda, se intentan mantener los plazos.

Creo que sería más "asequible".

P.D: Últimamente ando muy agotado; no es un misterio, es suficiente con ver lo poco que publico en mi blog :-(

Gilgamesh dijo...

Por supuesto, Algernon, que no me estaba refiriendo a ti directamente. Ya aportas tu grano de arena a la divulgacion hablando de estas cosas (y otras) en tu propia bitácora, y con eso debería bastar en principio. Me refiero más bien a todas esas personalidades de cierta importancia académica que mostraron su apoyo al principio, pero no han tenido tiempo para participar una sola vez, cosa que en muchos casos es comprensible dada su carga de trabajo. A lo mejor la cuestión está en estar más encima de ellos para facilitar sus aportaciones, ¿quién sabe? Proponerles los temas, pasarles la bibliografía, yo qué sé...
Pero ¿es una cuestión de falta de tiempo, como siempre decimos (yo mismo lo hago)? ¿O mejor dicho, de prioridades? Yo apuesto por que lo que ocurre tiene que ver con la segunda opción. Todos tenemos días de 24 horas, pero hay cosas a las que damos más importancia que a otras. Y es llamativa la posición que tiene la divulgación en esa lista de prioridades. Muy baja, por supuesto. Eso me apena.

Pero ya está bien. Por si alguien lo dudaba, yo voy a seguir con esto mientras conserve la ilusión. Lo que ha motivado este post es la marcha de nuestro gran amigo y colaborador (¡qué cursi suena!), y sobre todo la razón por la que lo ha hecho: no la falta de tiempo, como digo, sino la sensación de inutilidad de su esfuerzo.
Psicoteca es ahora un templo enorme y bonito en el que sólo hay un par de sacerdotes (uno menos) hablando a una parroquia minúscula de seguidores. Pues bueno, cerremos el asunto de las quejas y continuemos con el interesante "discurso". ;-)

ζῷον λόγον ἔχον dijo...

Hola,

Suelo visitar este sitio como anonimo. Sinceramente me parece fabuloso, y aunque cuento con poco tiempo libre intento hacer un espacio para leer las entradas (aunque admito que no he tenido tiempo para leer las anteriores).

Espero y siga.

GretchenPapier dijo...

¡Ehhh!

¡Que yo también lo leo!. Pero, igual que Tell lo hace desde bloglines, yo lo hago desde google reader, que me parece tampoco deja rastro.

De cualquier forma, y para que conozcais el perfil de vuestros lectores, yo soy ingeniero industrial de estudios y profesión. De siempre me ha interesado la psicología pero, honestamente, a estas alturas de mi vida no tengo tiempo para ponerme a estudiar. Así que siempre es un placer leer sobre temas que me interesan explicados con lenguaje claro y con un enfoque científico. Así que ¡adelante! (por favor).

Para que no desfallezcais, prometo dejar rastro de mis visitas y así veais que no estais hablándole a una pared.

¡Saludos!

Niha dijo...

La verdad es que no sé qué se puede hacer para dar más a conocer todas las facetas de la psicología al gran público. Como alguien interesado en el tema, me preocupan las ideas distorsionadas que pueden existir.

Anónimo dijo...

Otro ingeniero industrial para la lista de lectores. Personalmente me parece muy interesante tanto el tema como este blog. El problema es que se necesita mucho tiempo y paciencia para que un blog riguroso y divulgativo destaque. Un vídeo gracioso puede conseguir el éxito instantáneo pero la divulgación no. El único camino que conozco es intentarlo por el puro placer de escribir y esperar que con el tiempo lleguen los lectores.

DLuque dijo...

Oye, pues hay más gente que lee Psicoteca de lo que creía! Yo voy a tomarme el asunto por el lado constructivo, intentaré publicar algo de vez en cuando, aunque sean cosas realmente cortas.
¡¡Un saludo gentes del mundo!!

Anónimo dijo...

Ejem, pues yo también lo leo, pero soy de los vaguetes que nunca postea.
Animo que el desierto enseguida se llena...

Juan Jesús dijo...

Pues aunque llegue un poco tarde: yo también os leo y me sirve la información que aquí manejáis. Mantengo un blog de teología con otros compañeros y me interesa mucho cualquier disciplina que se trate desde los fundamentos y con corrección metodológica. También suelo visitaros a través del feed; en Netvibes concretamente; pero os sigo habitualmente. Como sugerencia: quizá un buen foro (ahora que salís en Neofronteras y se os cita en historias de la ciencia y otros) puede ser la ocasión para relanzar la discusión sobre temas científicos. El sistema de comentarios es un poco lento para dinamizar. Si quieres experiencias pásate por pdaexpertos o palmaniac (no es que sean científicos pero la fórmula les ha resultado)y verás que el foro es donde realmente está la vida del sitio. Yo lo estoy pensando para mi blog. Venga, un abrazo.

Idora dijo...

Wenas! Hace muy poco que desubrí este blog. Soy estudiante de psicología y me ha encantado toparme con un espacio donde, además de hablar sobre psicología, se orienta desde un punto de vista científico. En las clases también se palpa cómo la parte científica es la que menos interesa a la gente y, personalmente, a mí es la que más me apasiona. Así que os animo a que mantengais a flote este sitio y os prometo seguiros cuanto pueda :D.

silvia dijo...

He descubierto hoy su blog. Yo no soy estudiante ni licenciada ni nada parecido. Soy simplemente una persona muy normalita que le interesa mucho aprender. Me interesan muchisimo los temas de psicologia, creo que es un reto intentar comprender la mente humana. Un reto y una verdadera maravilla. Les felicito muy sinceramente, me parece muy bueno todo que escriben.Y a partir de ahora, esten seguros que tienen una verdadera fan. No hay muchos sitos que visitar que den una información tan buena respecto a la psicologia.